Reseña del libro “La causa sagrada de Darwin”

Jorge Ramirez, reseña el libro  “Darwin’s Sacred Cause” que descubre una nueva aproximación a la ideología de Charles Darwin.

Como la consabida foto de Einstein que lo revela como un icono de la ciencia, también hay una de  Charles Darwin luciendo larga barba blanca de patriarca imperturbable, ostentando un sombrero de Bombin y envuelto en esa ropa lúgubre tan del gusto de la época Victoriana, que lo hace ver como la personificación del hombre de ciencias aplomado y prudente.

Difícilmente se podría adivinar que el rostro adusto que nos mira en aquel conocido retrato, ocultaba a un hombre que vivía en guerra con sus entrañas, pues no podía armonizar sus anhelos con sus más caros valores tradicionales, no obstante es precisamente a esta faceta enédita de Darwin que Adrian Desmond y James Moore se dedican a examinar minuciosamente en Darwin’s Sacred Cause, obra por cuyas 484 páginas desfila el numinoso siglo XIX británico, tan colmado de innovaciones, inventos y avances en todos los campos del quehacer humano.

Las circunstancias políticas en las cuales creció, se formó intelectualmente e hizo sus investigaciones marcaron decisivamente los aportes de Darwin al estudio de los seres vivos. Su juventud se desarrollo en un medio familiar  y socialmente opuesto activamente a la esclavitud de los africanos, asi mismo su período de maduración personal y profesional estuvo influenciado constantemente por el áspero debate entre los que abogan por la abolición de la esclavitud y quienes la defendían, aduciendo una supuesta inferioridad biológica o moral de los africanos.

Los apologistas amasaron un impresionante arsenal de argumentos teológicos y científicos para justificar la horrible práctica de tratar a sus congéneres como bestias de carga. Uno de los aliados más valiosos para los esclavistas, fue el naturalista suizo residenciado en los Estados Unidos, Luis Agassiz (1808-1873) quien arguía que la raza blanca y la negra tenían orígenes distintos, y por lo tanto no tenían nada en común. Esto último sonaba como música a los ideologos de la esclavitud, algunos de los cuales tornaron a Agassiz en su oráculo oficial.

Paradójicamente, los abolicionistas lo hacian  desde una interpretación de la historia bíblica de Adan y Eva, quienes serían los progenitores de todas las razas, por ello quienes recurrían a la antropología (entonces en plena formación) para demostrar la supuesta diferencia radical entre las razas, procuraron desacreditar a sus oponentes acusándolos de esgrimir razones sentimentales. Es medio de este intenso fuego cruzado entre abolicionaistas y esclavistas que las obras magistrales de Darwin se fueron elaborando lentamente.

Acaso uno de los aspectos menos conocidos de Darwin, fue su genuina adhesión desde muy joven a las reformas democráticas realizadas paso a paso por la revolución política que en ese entonces agitaba a Europa Occidental. Su diario a borde del Eagle, sus libretas de apuntes, su correspondencia asi como sus conversaciones privadas dan testimonio de una personalidad comprometida intimamente con el mejoramiento del destino humano, lo cual se manifestó, particularmente en su oposición frontal a la esclavitud de los africanos y sus descendientes en las Americas.

Asimismo, Darwin siempre estuvo convencido de que los pueblos indígenas, con quienes tuvo contacto en el transcurso de su viaje, tenían igual disposición para el perfeccionamiento que los europeos, esto tenía lugar en medio de un debate ideológico enrarecido en el que los intelectuales ultraconservadores consideraban a los no-europeos incapaces de alcanzar el sublime refinamiento de los pueblos teutónico. Aun cuando no fue un activista o dado a formar parte de comités, con el frío fuego de su método puso patas arriba los presupuestos de la cultura Occidental, y haciendo esto subvirtió la visión antropocéntrica de la especie humana, y de otro lado dejó sin piso los supuestos argumentos científicos de los antropólogos que afirmaban que las distintas razas tenían diferentes orígenes y cualidades, lo cual implicaba que los hindúes, los chinos, los africanos, los indígenas de las Américas y los europeos poseían personalidades definidas por sus organismos, por lo cual solo la raza blanca, con su extraordinaria capacidad craneana, era capaz de cambiar y mejorar.

Sin embargo, el  ideario del  humanista integral reñía con los imperativos del científico concienzudo, incapaz de dar nada a la luz pública que no estuviese  respaldado por datos corroborados en experimentos rigurosamente llevados a cabo. Este talante hizo de que la publicación de sus hallazgos tomara décadas, razón por la cual sus allegados se veían obligados a intervenir rutinariamente  para forzarlo a divulgarlos. De otro lado, Darwin se daba cuenta de que a pesar de encontrarse muy bien relacionado con el establecimiento de la época, sus descubrimientos chocarían no solo con las opiniones establecidas sino que, además, subvertirían los fundamentos de la religión y del colonialismo inglés. Y, como buen victoriano apegado a los usos y costumbres de su medio, sospechaba de que tanto su carrera de biólogo como sus hijos sufrirían las consecuencias de su osadía. En palabras de Desmond and Moore”Le sobrecogía el que lo abominasen como a un ateo. Para un caballero decente, para quien reputación y honor lo eran todo, aquello eran difícilmente tolerable. Más tarde, el propio Darwin confesaría que aquello (el período que siguió a la publicación de ‘El origen de las especies’) había sido como vivir en los infiernos”

Finalmente, el 24 de febrero de 1871, salió a la luz pública Descend of Man and selection in Relation to Sex. El libro creó una tormenta, mezcla de ira, asombro y admiración”

Darwin’s Sacred Cause

Race, Slavery and the Quest for Human Origins

Por: Adrian Desmond y James A. Moore

Publicado por Allen Lane

Tapadura £25


  • Mas información en el website de Penguin

http://www.penguin.co.uk/nf/Book/BookDisplay/0,,9781846140358,00.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s